El genio del idioma, por Alex Grijelmo

Más de 400 millones de personas hablan el idioma con el cual escribo estas palabras, esta lengua tan complicada para muchos pero que nos enamora a tantos otros.

Si el español te ha atraído toda la vida y te gustaría sentarte a cenar con él para conocerlo mejor, entonces quiero compartirte este libro que leí recientemente: El genio del idioma, por el periodista español Alex Grijelmo.

«El español puede decir «enamorarse», significando así el proceso, el devenir, mientras que el francés debe acudir a tomber amoreux y el inglés a to fall in love, con un tránsito necesariamente brusco pues los dos hablan de una caída.»

—Alex Grijelmo, El genio del idioma.

En este libro de un poco menos de 200 páginas, Grijelmo desmenuza el español y su historia para presentarlo como un ente de razón. Según el escritor, el español tiene una personalidad, un temperamento y una manera de hacer las cosas. Tanto así, que lo personificó en un genio. A través de la descripción de este personaje terco, ordenado y paciente que gerencia el español, Grijelmo nos revela datos sobre el idioma, su historia y su evolución. Un gran recurso para entender, y enamorarse, un poco más el español.

«Han cambiado en este tiempo las palabras, desde luego; y las construcciones, la ortografía, la literatura… Pero en todos esos aspectos encontramos rasgos comunes de un ser originario que los alumbró…»

—Alex Grijelmo, El genio del idioma.

No se crean que este libro es meramente romántico. Grijelmo se acompaña de datos; después de todo, él es periodista. Durante la lectura encontré muchas cifras interesantes del español que vale la pena compartir: 

No sé si lo han notado, pero nuestras palabras terminan casi siempre en una vocal, en n o s (de hecho, en lo que va de este párrafo, solo una palabra culmina con otra letra diferente). Según Grijelmo, de las 91.968 palabras registradas en el diccionario (2004), 62.920 terminan en vocal. Pues con razón nos sentimos extraños cuando pronunciamos cosas como cénit, látex, cádiz, etc…

La a gana el torneo con 33.932 palabras que terminan con esta vocal, La o, por otro lado, le da fin a 18.804 palabras. En último lugar está la u, con solo 152 palabras que terminan con la vocal.

Vocales, n y s… ¿les suena familiar?

¡Sí, las reglas de acentuación! Este genio misterioso y calculador hizo un buen trabajo al crear las normas que en primaria tanto miramos con odio. Grijelmo nos propone, para un mejor entendimiento de este sistema, que veamos al acento ortográfico como un multa que se le impone a las palabras por incumplir su forma natural. Es una propuesta interesante que les anticipo para que se animen a leerlo.

«¿Por qué decidió el genio de la lengua colocar entre las palabras que no se acentúan a las que terminan precisamente en vocal, n o s? Ésa fue una sabia decisión, sólo explicable por la mitológica imaginación de nuestro protagonista: porque así abarcaba el mayor número de términos en español, al incluir las vocales (tendencia natural en la que terminan las palabras de nuestra lengua) y las que forman el plural de nombres y verbos (la s y la n).»

—Alex Grijelmo, El genio del idioma (2004).

A Alex Grijelmo lo descubrí en la universidad y hasta ahora, en mi opinión, es el autor ideal para acercarse a la lingüística sin sentirla como un tema académico y pesado. A Saussure yo no le entiendo bien, pero Grijelmo me explica con perfumes, rosas y genios, ¿cómo no disfrutarlo?

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s