Poligloscopio III: El japonés según un estudiante de posgrado en Nagoya

Gabriel Flores es profesor de japonés, politólogo y, más que todo, una persona asombrosa.

GABONAGOYA.jpg

El año pasado concursó (¡y ganó!) en las becas MEXT, un programa del gobierno japonés que apoya a extranjeros con interés en cursar estudios superiores en el país. Ya Gabo está en Japón, ahora como estudiante de posgrado de la universidad de Nagoya. Aquí nos cuenta sobre los primeros días de su nueva aventura y sobre sus vivencias con el japonés.

 

 

Nagoya Festival de la batalla de Okehazama
Festival de la batalla de Okehazama

–¿Cómo te ha ido en el país del sol naciente?

–Ya llevo mes y medio en Japón y el proceso de adaptación ha sido más sencillo de lo que esperaba. Los primeros días sí fueron pesados porque estuvimos haciendo todos los trámites respectivos para el registro en la municipalidad, el seguro, el banco, y demás yerbas medicinales, pero luego de eso, el ritmo de las clases y todas las cosas que debemos hacer aquí me han hecho sentir un tanto de nostalgia. Volver a ver clases es divertido.

–¿Cómo es el japonés ahora que lo usas a diario?

–Sigue siendo un tanto complicado el hablarlo. Logro entender la mayoría de lo que escucho y leo, pero la producción me sigue costando un tanto.

–¿Qué diferencias encuentras ahora entre el japonés que estudiabas con libros y el japonés, digamos, “real”?

–El hecho de estar en una región que puede considerarse como la frontera entre el japonés estándar (llamado también NHK) y el japonés de Kansai (Kansai-ben) me hace reír y a la vez confundirme en algunos casos. Hay muchas construcciones gramaticales que estudiamos que los japoneses deciden ignorar a propósito o las modifican un tanto. Eso, sumado a las expresiones propias de la localidad, hace que sea una experiencia muy curiosa. Esto, de hecho, me lleva a recomendar Yatogame-chan Kansatsu Nikki, es una serie que muestra todos los estereotipos que los japoneses tienen de Nagoya y la prefectura de Aichi; está actualmente en emisión.

–¿Por qué el japonés?

–Porque no tiene ninguna relación con mi idioma nativo. Eso lo volvió interesante para mí.

–¿Qué te ha gustado más del idioma?

–El hecho de que refleja en sus palabras muchas de las costumbres y ciertos aspectos de la vida diaria del japonés.

–Lo más difícil del japonés:

–Recordar que mientras más indirecto, más educado. Sobre todo cuando escribes correos. Es difícil.

–Lo más fácil:

–Todo se puede resolver con un “~ませんか?”

–Lo más divertido:

–Aquí en Nagoya (sobre todo en los alrededores, no tanto en la ciudad) suelen usar mucho el みゃ al final de los verbos… suenan como gatos y es muy cuchi cuando escuchas a un niño hablando así. Also: “へええええええーーーーーー?”

320
Fuente: Anime.eiga

–¿Algo del japonés que todos consideren difícil pero que, desde tu perspectiva, no lo sea?

–El uso de los verbos transitivos e intransitivos. Debes pensar en Fantasia y recordar que las cosas pueden suceder solas.

–¿Algo que te haya enseñado el japonés?

–Que las cosas pueden ser exactamente lo que parecen. Muchas veces al leer palabras, su significado puede ser absurdamente literal si logras reconocer los kanji.

–¿Alguna estrategia personal para estudiar?

–A mí me ha servido mucho utilizar flashcards para repasar y aprender vocabulario. Para kanji, ha sido un proceso de ensayo y error, hacer que la mano se acostumbre al movimiento y a los trazos, y luego asociarlo a los significados respectivos. Con la gramática es un tanto más complejo porque el mejor modo de aprenderla es usándola.

RONDA RÁPIDA

–Una palabra japonesa que no exista en español pero que debería: 食い倒れ (Kuidaore). Significa en buen maracucho “Jartar* hasta el cansancio”. Es amar tanto la comida o la bebida al punto de que comerías/beberías hasta quedar en bancarrota.

(Jartar*: versión venezolana-marabina de hartar).

tenor

–Una palabra del español que no exista en japonés pero que debería: Arrecho** (la versión zuliana). Porque すごい no es suficiente para describir ese sentimiento.

(Arrecho*: en Venezuela usamos esta palabra para describir que algo está “muy cool”, “muy chingón” o también para decir que algo está “muy difícil” o “muy cañón”).

–La palabra japonesa que nunca escribes bien: お宅 (Otaku). Por algún motivo siempre olvido un trazo de ese kanji. Supongo que no puedo referirme educadamente a la casa de alguien.

–Una película: 日本沈没 (Nihon chinbotsu: El hundimiento del Japón).

–Una canción: “ラブ・ドラマティック” (Love Dramatic), de Masayuki Suzuki con Rikka Ihara.

 

–Una expresión japonesa que utilices mucho: なんだそりゃ?

snapcrab_noname_2015-4-6_14-46-1_no-00
Fuente: Kuzuki

–Un libro de texto: Shinkanzen Master, Kanji in Context.

–Un trabalenguas japonés: マグマ大使のママ マママグマ大使 (Maguma-taishi no mama, mama maguma-taishi)

gabo

Con este último párrafo solo me resta enviarle a Gabo un gran 頑張って!

Un comentario sobre “Poligloscopio III: El japonés según un estudiante de posgrado en Nagoya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s